Ir al contenido principal

Relato de una campesina

Después que hirvió el aguadulce, me senté en esta silla, cosa que nunca hago y es que yo solo me siento pa’ comer y pa’ rezar. Pero es que ya estoy tan vieja que estoy empezando a sentir dolores.
Sí. Después de escuchar en la radio que hoy se celebra el día de la mujer me puse a pensar ¿qué es una mujer? Y empecé a recordar mi vida siempre metida en esta finquita que cada vez se cae más y cada día se queda más sola. Antes éramos muchos. Mi esposo, todos mis hijos, los trabajadores y yo. Ahora solo vivo con mi esposo que ya no se puede parar de la cama y con mi hijo, todos los demás se fueron a la ciudad y se casaron. Antes en esta finca había de todo, armábamos parrandas, tomábamos aguardiente, matábamos marrano y bailábamos con la música de Guillermo buitrago y Octavio meza. Madrugaba a las 4 de la mañana a servir el desayuno de los trabajadores, rezaba el rosario, le daba el maíz a las gallinas, lavaba las cocheras, le echaba aguamasa a los marranos, lavaba el tanque de los patos, ensillaba las bestias para que los muchachos fueran por el café, yo era muy verraca y hacía muchas cosas en un solo día; no me cansaba porque ya estaba muy acostumbrada. A medio día le daba el almuerzo a todos: fríjoles con coles hechos en fogón de leña que yo misma traía del campo; mis hijos y mis nietos aman esos fríjoles y siempre que vienen de la ciudad a visitarme, me piden que les de los frijolitos que tienen una sazón que solo yo se darles, tal vez son las manos expertas y trabajadoras del campo las que hacen que queden tan buenos, y es que cocinar es una de las pocas cosas que hoy en día puedo hacer. Ya no salgo al campo, ya se me están acabando las fuerzas por eso hoy desde esta silla y pensando en lo que es una mujer he llegado a pensar que mujer es mucho más que un vestido, que un perfume. Mujer es una esencia que tenemos todas en general y que nos hace sentirnos amadas, especiales y poseedoras de un amor incondicional hacia nuestros hijos y familiares.

Jhon Edward Osorio
Semestre II Lic. Comunicación e Informática Educativas.
UTP.

Comentarios

Unknown dijo…
Fue uno de los textos que cuando lo leyeron en clase me movior mas las fibras internas que cualquier otro. Me hace recordar de mi ninez en el campo. Esa es la historia de mas de una mujer de campo.. historias de mi tierra, historias nuestras, me gusta artisimooo este....
Anónimo dijo…
GRACIAS. SI LA VERDAD ESQUE YO TAMBIEN VIVI Y DISFRUTE MUCHO ESTAS EPOCAS POR ESO QUISE HACER UN HOMENAJE A ESAS MUJERES Y ABUELITAS ESPECIALES QUE AUN VIVEN ALLA
Anónimo dijo…
si la verdad lo escribi y tambn me toco cuando estaba escribiendo porq disfrute mucho esas epokas

Entradas más populares de este blog

Estructura del Estado Colombiano

ÍNDICES NARRATIVOS

Tomado de: La muerte del relato metafísico. Profesor Rodrigo Argüello GuzmánTenuesPsicologíaÍndices aparentemente insignificantes o poco notables dentro de cualquier narración. Dan información sutil y explícita de los personajes. A través de índices tenues se puede mostrar toda la carga semántica de la soledad, la incomunicación, la desconfianza.EstatusIdeologíaCarga biográficaTenuesPueden estar dados por paneos descriptivos o por paneos o gran plano general. Gestualidad. Indican clima. Indican climax. Descripción del objetos. Descripción de vestuario.EmbrionariosSe dan cuando al principio del relato se presenta una unidad con intención explícita para luego integrarse y madurar más adelante en su correlato. Los índices embrionarios obedecen al acto de atar cabos, que, en la vida cotidiana, se puedn dar por un acto milagroso o por un acto de asociación intencional.Resaltados por primeros o primerísimos planos o con un énfasis del cine sonoro y por ángulos de…

Todos con todos. Una noche en un bar swinger.

Por: Jhon Edward Osorio Rodríguez
Por invitación de ‘el pitu’, un viejo conocido de la cuadra, accedí aquel sábado a la petición de ir a conocer su nuevo negocio.  Era un sitio bien oculto a pocas cuadras del centro de la ciudad, desde afuera parecía imposible saber que adentro había un bar, no había publicidad, portero, ni música que perturbara a los vecinos, parecía más bien una casa de familia.
Llegué a eso de las 10 pm, saludé al anfitrión, éste me presentó a su esposa, una rubia bastante joven y hermosa; ambos estaban en ropa interior. Cuando subimos por las escaleras, “el pitu” abrió una puerta y accedimos al sitio, era algo totalmente diferente a lo que desde afuera se veía. Música electrónica algo suave, un juego de sofás bastantes cómodos, las paredes bien decoradas y cuatro parejas que en ropa interior conversaban mientras bebían algo de licor.
Me contó que le estaba yendo muy bien en su negocio y que todo era gracias a “el ángel San Antonio”, a quien tenía iluminado detrás de …