miércoles, 27 de junio de 2012

Cerveza Héroe


                                    Foto: Clase 2.0
VIDEOCerveza Héroe Cerveza Héroe     Cerveza Héroe  Cerveza Héroe Cerveza Héroe Cerveza Héroe VIDEO CervezaHéroe Cerveza Héroe    Cerveza Héroe  Cerveza Héroe Cerveza Héroe  VIDEO Cerveza Héroe  Cerveza Héroe  Cerveza Héroe   CervezaHéroe  cerveza Héroe  Cerveza Héroe Cerveza Héroe  CervezaHéroe CervezaHéroe Cerveza Héroe Cerveza Héroe  Cerveza Héroe CervezaHéroe Cerveza Héroe Cerveza Héroe Cerveza Héroe  Cerveza Héroe     Cerveza Héroe Cerveza Héroe Cerveza 










miércoles, 20 de junio de 2012

Nética o ética de la red


Por: Montgomery Piedra Valencia
laclase2.0@gmail.com


Protección y conservación de la Privacidad. Conducta. Libertad de expresión. Censura. Libertades Civiles. Derechos fundamentales. Los medios tomados por el gobierno. La academia silenciada en su condición de defensora tradicional de la libertad de expresión. Acceso a la recepción, emisión, y producción de información para todos.  Críticos e independientes.  Todos al tanto de lo que sucede. Contar la verdad. Derechos Humanos. Abusos. Anonimato. Una relación laboral no da derecho ni legitima a una de las partes a inmiscuirse en el territorio personal.  Privacidad u omniscencia electrónica.   Internet como medio de vigilancia.  Empresas con acceso a base de datos de los proveedores de internet. Control constante del correo electrónico Huellas electrónicas... 


Peter Gabriel fundador de Witness: “La verdad no conoce fronteras. La información necesita ser libre la tecnología es la clave”.

Copyleft: todos los derechos al revés.

                                                                  Foto Clase 2.0
Por: Montgomery Piedra V.


Este cuento de todos los derechos al revés no son únicamente para establecer que el autor de una obra cede sus conocimientos a quien los necesite sin ningún costo o cláusula privativa, sino que también sensibilizan a compartir en la interdisciplinariedad, al buen comportamiento y a respetar el ser humano.

¿Por qué si somos capaces de soltar información que en ocasiones agrede a las personas, y justo a las que más queremos, no somos también valientes y enviamos información que haga amigos y no enemigos?
¿Por qué quedarse con el cambio de más en una compra, a sabiendas que el error económico lo paga alguien, que termina siendo el empleado que en la mayoría de los casos no se gana ni el salario mínimo?

¿Por qué se condena a dos o tres años de cárcel a un hombre por robarse cuatro cubos de caldo de gallina que valen en promedio mil pesos y se le da una pena de cuatro años a los que se roban 150 millones de dólares?

Pero ¡ojo!, volviendo al trabajo, y esto no está al revés: es en su tiempo libre que algunos hackers desarrollan programas que terminan distribuyendo gratuitamente a los demás. No confundir la ética hacker con el palabras de mi abuelo: “Dios me lleve y Dios me traiga”, -ética protestante con espíritu religioso-, para referirse al que espera que todo le llegue hasta la puerta de la casa, desde el cielo.
Las cosas al derecho para la cultura hacker en la vida, no son el trabajo o el dinero, sino la pasión y el deseo de crear algo que sea, desde un punto de vista social, valioso (Torvalds).

Y regresando a lo copyleft: si la vida social abarca la necesidad de pertenencia, reconocimiento y amor, ¿para qué embriagarse hasta el amanecer y ser testigos de curaciones milagrosas en donde el alcohol limpia las heridas, en lugar de vivir apasionadamente entretenidos en un estado de motivación por algo intrínsecamente interesante, atractivo y gozoso como lo habla Torvalds?

lunes, 11 de junio de 2012

Tecnología educativa sin tecnofobia y sin tecnofilia

Basado en  La tecnología educativa en el debate didáctico contemporáneo. Edith Litwin. de Tecnologías educativas en tiempos de Internet
Por: Montgomery Piedra Valencia
laclase2.0@gmail.com                   Uno de Ocho 

                                                                  Foto Clase 2.0
El sueño de resolver los problemas de comprensión y de cognición en el ámbito educativo a través del tiempo, ha propuesto inicialmente la incorporación de los medios masivos de comunicación y sus artefactos, como ayudas pedagógicas en el aula, que en muchos casos pasan sin reflexión. Sin embargo, son las nuevas tecnologías de la información y la comunicación, las que permiten que la gente que tiene cosas en común, se una y encuentre estrategias que motiven a una didáctica tecnológica que posibilite el análisis y el debate en clase.


Desde la llegada del televisor a muchas aulas y hasta la fecha, se le ha otorgado el uso ‘didáctico’ de simple transmisor de información. Televisión como proyector de videos y películas, o en un derroche de creatividad, la transmisión de una clase grabada con la cámara del docente en el mismo salón que está ubicado el televisor. Tal vez con la intención de cambiar la monotonía de contenidos o del ser humano hablando en directo. Puede ser que no tenga otro uso. Aunque hay que reconocer que con estrategias de enseñanza, se puede generar pensamiento académico a partir de los contenidos que se presenten en la pantalla.

La tecnología avanza y llegan a los nuevos salones de clase, acondicionados en su parte física de tal manera que las pantallas de los computadores no impidan la visibilidad con el docente, los video proyectores, el software y cortinas automáticas para controlar la luz del espacio. Todo con el interés de mejorar los ambientes, los estándares de comprensión y cognición en el individuo. Pero todo esto no garantiza el buen desempeño del docente y mucho menos una tecnología educativa que supere los traumas sicológicos más oscuros: la tecnofobia o la tecnofilia (palabras no incluidas en el RAE).

Teniendo en cuenta teorías cognitivas que muestran a un individuo que aprende por imitación, por participación en explicaciones, por generación de reflexión crítica y otros por proponer soluciones, es indispensable que el docente que opta por la comprensión y desafíos cognitivos de los estudiantes a través de la utilización de las tecnologías, sea que estén en el aula o fuera de ella, muestre que ellas -las tecnologías-, proveen información actualizada, que disponen de contenidos que no se pueden cubrir en la clase, por tiempo o espacio, y que además las tecnologías de la información y la comunicación ofrecen la posibilidad de crear conocimiento a través del trabajo colaborativo en red.

domingo, 10 de junio de 2012

“EL TIEMPO ES ORO”

(Tomado de una adaptación popular colombiana a la frase de Benjamin Franklin).


 Por: Montgomery Piedra Valencia
laclase2.0@gmail.com
http://www.clase2punto0.com/      Entrega Dos                     
El tiempo sacralizado con espíritu capitalista   Foto Clase2.0
"El tiempo es oro". Si el espíritu del capitalismo nació de esta actitud frente al tiempo, no sé cuál será la actitud de otros modelos económicos en torno al tiempo. ¿Se cumplirán horarios? ¿Pagarán al trabajador por el tiempo laborado? ¿Los mercaderes de divisas utilizarán la red para trabajar mientras los demás duermen? ¿Tendrán relojes? ¿Los relojes costosos indican la hora costosa? ¿Los relojes baratos marcan el tiempo a menor precio? 

Es cierto que el tiempo se ha convertido en una medida económica para aumentar el capital. Un juego de billar lo cobran por horas. El uso de un computador lo cobran por horas. En algunas partes hacen un redondeo de cifras, sí se utiliza el artefacto cinco minutos, cobran 15 minutos. Si utilizo el celular 20 segundos, cobran 60 segundos. En definitiva estas aproximaciones matemáticas capitalistas han sido aceptadas por los usuarios con quejas entre dientes. En estos casos no hay comprensión del tiempo, sino extensión del tiempo.

Ahora me pregunto, si el tiempo no fuera medida capitalista, ¿cómo se vencería una deuda? Delicioso trabajar a cualquier hora. Rumbear el lunes para que no cause más fatiga este día, sería un ideal de libertad. ¿Será que el valor que se le ha dado al tiempo es la mayor causa de estrés? Pero todo va de prisa. Muchos dicen que el tiempo no corre, sino que vuela, y no queremos perder el bus. Entonces porqué es tan difícil en ocasiones trabajar en red, si esta es una buena solución para la construcción con trabajadores flexibles, como los denomina Castells: flexworkers. Trabajadores que gozan de flexibilidad en su tiempo laboral y de ocio. 

¡Gracias a Dios hoy es viernes! 

Se escucha en las emisoras esta frase. Raro que los viernes en Colombia produzcan tanta alegría, si la mayoría trabajamos también al día siguiente -sábado-, como para decir que es el último día laboral de la semana. Ha sido tan efectiva esta frase, que ya al jueves se le dice ‘juernes’. Los capitalistas son bárbaros, se enteraron que el viernes había buen ánimo laboral, y rápidamente al jueves lo llamaron ‘juernes’, con intención de subir el ánimo para aumentar la producción. Y no contentos con esto, el miércoles lo están promocionando como un domingo chiquito.

¿Hay alguien que haya escapado a los horarios? En la economía de la información, no existe diferencia. Ya no solo se tiene un celular, hay que tener uno de cada operador para estar en constante comunicación con todos. Los minutos de ocio son para desarrollar ideas del juego que se debe presentar como tarea para una asignatura en el tiempo académico, y mientras se descansa en la cama con la televisión encendida, se piensa en una estrategia creativa que permita vender más relojes que son la mercancía que facilita la supervivencia familiar. Además, si se trabaja el domingo con el espíritu del viernes, tal vez se prolongue el estado emocional y pueda ser ocioso en compañía de mi esposa.

sábado, 9 de junio de 2012

SOFTWARE LIBRE: Un acercamiento a su historia, definiciones, conceptos y principios.

Por: Montgomery Piedra Valencia
laclase2.0@gmail.com
                                                      Entrega Uno
Lo primero que llega a la cabeza cuando se hace referencia a 'Software Libre', es que se está hablando de programas informáticos gratis, es decir, que no implican costo monetario. Inclusive, se puede llegar a exclamar sin haber realizado el intento de usar aplicaciones de este tipo: "Lo gratuito no es bueno, nadie trabaja por nada", pero claro, estas concepciones no son 'gratuitas', tienen que ver con la cultura capitalista popular que reza: "nada es gratis". Lo anterior dista bastante de lo que implica el Sotfware Libre.

Comencemos por investigar la definición de software. Según la RAE: 

software.
(Voz inglesa).
1. m. Inform. Conjunto de programas, instrucciones y reglas informáticas para ejecutar ciertas tareas en una computadora. Tomado de: RAE

El software es también una idea de uso práctico. El software es una creación intelectual, pero no es arte. La música no es de uso práctico en tanto solo se escucha. El software permite por ejemplo solucionar problemas específicos, a través de la ejecución de comandos.

El antónimo de Software Libre es Software Propietario, o privativo. La diferencia entre estos dos conceptos radica en la concepción que de libertad se tenga. Libertad que tienen los usuarios de usar, copiar, distribuir, estudiar, cambiar y modificar el software. Ahora es bueno entender que 'libre' no es '$'. La libertad es un derecho de la humanidad. 

Tipos de libertades para usuarios de Software Libre

Libertad Cero. La libertad de usar el programa, con cualquier propósito.  

Libertad Uno. 

Libertad Dos. 

Libertad Tres.

La música es arte, y transformarla como se puede hacer con el software, tiene otras implicaciones. He aquí la inquietud y necesidad de apoyar a los músicos a través de licencias para su uso comercial, pero aclarando que todo el mundo debe tener derecho a copiar la música sin ánimo de lucro. Ciertamente en un mundo donde la creatividad tiene precio, es una tarea bastante soñadora, sin embargo hay que proponer soluciones para que esta labor se haga realidad.

El software debe ser libre para los usuarios. Se pueden vender copias. Todos lo pueden hacer. Todos deberían tener la opción de hacerlo, sin ser juzgados de 'piratas' (Stallman). El software libre debe facilitar el acceso a la información y a los recursos informáticos.

Con base en principios como el anterior de Stallman, los hackers han elaborado software gratuito y permitido el acceso a la información y a los sistemas de computación. El término hacker aparece en 1960 para nombrar a un grupo de apasionados a la programación informática que producían software gratuito. En 1980 los medios satanizan el término hacker, haciendo referencia con el, a los que crean virus informáticos, pero los hackers han llamado a estos dañinos de la red, crackers.

La ética del Hacker y el espíritu de la era de la información. (Pekka Himanen)

Resumen:

El libro reúne las ponencias de:

Linus Torvalds. Representante de los hackers informáticos.

Manuel Castells. Teoría de la era de la información: ascenso del informacionalismo, el nuevo paradigma de la tecnología de la información, y una nueva forma social, la sociedad red.

Pekka Himanen. Significado social de la ética hacker situando el ejemplo del hackerismo informático de Linus en el marco más amplio de nuestra época perfilado por Manuel.

Ley de Linus.
Todas nuestras motivaciones pueden agruparse en tres categorías básicas:
Supervivencia
Vida social
Entretenimiento.

Capítulo 1. LA ÉTICA HACKER DEL TRABAJO

¿Compartir conocimientos con los demás permite sobrevivir entretenidamente?
Cuando el fin no es el dinero, sino las posibilidades que el (dinero) brinda para sobrevivir, las motivaciones fluyen y la creatividad sin límites recrea y entretiene, porque la preocupación mayor es producir sin el anexo mercantilista, para que la información sea de dominio público con sentido social.

¿Es entretenido usar un sistema operativo y software que no esté cobijado por las leyes antipiratería del Estado?
Sólo los que hemos pasado por las revisiones exhaustivas de los centavos que creemos poseer, -que en definitiva son de la entidad bancaria-, por parte de instituciones gubernamentales, sabemos el placer que produce usar software libre. Pareciera que al ver el Ñu (antílope símbolo de GNU), los revisores y cazadores de los que han dado en llamar ‘piratas,’ se espantaran por miedo a una cornada de libertad, y tan sólo se limitan a exclamar: ¡Ah, usan Linux! Créanme, esto es verdadero entretenimiento. Esto produce un placer casi similar a la palabra de cuatro letras que Savater nombra en su Ética para Amador, en el capítulo ‘Tanto gusto’.

¿Y qué impide que se le retribuya a un programador por sus servicios?
El software libre no es sinónimo de gratis. Este software da la libertad de modificarlo para hacerlo funcional en la actividad que se requiera. Para esto se debe contar con la asesoría del programador informático, que si ha bien tiene, puede donar su trabajo, pero si va a solucionar un problema, también sería cuestión de retribuir de alguna manera sus servicios. De igual manera el software sigue siendo del que lo posee sin ninguna restricción y sin vencimientos de licencia. Y además, compartir es muy placentero, pero insisto, el trabajador es digno de su salario (¿en dónde lo escuché?), así el trabajo sea para él, un remanso de paz y entretenimiento con fines de colaboración hacia una inteligencia colectiva.

La ética hacker del trabajo hace presencia en cualquier disciplina académica o profesión. Es cuestión de darle importancia a lo que se hace. Una canción, una escultura, una tarea escolar. Es encontrar en el trabajo la pasión por hacer las cosas de manera excelente. Es abandonar conceptos de insatisfacción laboral, como: “trabajar es tan duro que por eso te pagan”. Mejor sería: “trabajar es tan gratificante que te recompensan hasta con dinero”. Está bien, que no sea con dinero. Pero tampoco se puede desconocer el contexto que habitamos. La ética hacker del trabajo, me recuerda las palabras de mi maestro de programación en Basic cuando le decíamos que no teníamos dinero para invitarlo a café: “tranquilos muchachos, dando es como se recibe, yo pago”.

¿Queda el desafío social de convertir el trabajo en una vocación? ¿Preprotestantismo? ¿Protestantismo? ¿Habrá que trabajar en el cielo? ¿Los del infierno trabajan? Es necesaria la dedicación para que la ética del hacker y el espíritu de trabajo de la era de la información, se conviertan en un juego intenso capaz de promover el entretenimiento.

domingo, 3 de junio de 2012

CRITICA TUS SENTIDOS

laclase2.0@gmail.com


"El que tenga mente que vea"


Multitud de ideas aparecen con la llegada de las imágenes a la radio. -Pero, “si la supuesta radio está ilustrada con mágenes, entonces no es radio” (Gubern, 1992, p. 350). -Qué pena, pero los locutores de radio pueden hacer televisión. - Pues ahí sí tenemos ya una dificultad. -¿Por qué? -Porque no todos los locutores gozan de una ‘belleza televisiva’, y para aparecer en televisión se requiere de un físico ‘telegénico’, es decir, ser ‘bello’, por lo menos eso aparece en el análisis de Gubern. -De verdad que tienes razón. Los feos no clasifican. Aunque las bellezas raras sí.

Gran cantidad de conceptos llegan a través de la mente que le ordena al ojo extender su mirada para percibir y estereotipar la belleza, la moda, estilos de vida, el ideal de familia y hasta el color de la piel.

Los valores sociales y culturales, por tanto, junto con los políticos y económicos, se convierten en las dimensiones más importantes generadas por la televisión (Vilches, 1993, p. 18). El ojo mira la pantalla, las imágenes aparecen para cumplir una orden: invadir y manipular la mente de la audiencia que mira sin cesar el sagaz movimiento de luces y colores que visten y desvisten el objeto grabado para satisfacción económica y política de los menos, que terminan siendo los más, y para la información, desinformación y recreación de los más que terminan siendo los de menos.

En este juego de signos, la mirada de todos sin distinción alguna, se vuelca hacia la transmisión casi instantánea de esa sucesión de 25 imágenes por segundo (Vilches, 1993, p. 17), y se ve reflejada en el tubo de rayos catódicos con peso descomunal, en tanto escasez monetaria, y también en la pantalla llena de ultras: ultra liviana, ultra delgada, ultra sensible, ultra etcétera, que provee la tecnología para los que pretenden mirar en ocasiones por encima de los hombros de los menos altos.

A la mente llegan por intermedio del ojo, no solo conceptos maquinados y maquillados de belleza, sino que además se sensibiliza la imagen para que el cuerpo casi inerte alumbrado por pantallazos fluorescentes, se angustie con una noticia que de acuerdo a la conveniencia señala al que invade la intimidad del personaje público, pero que a su vez se ensaña buscando y divulgando lo que hay en las entrañas del ciudadano del común.
La TV como obra de arte.        Foto Clase 2.0
El cuerpo sigue inerte, y la idea iluminada por la tecnología de lo que antes era una caja que adornaba un salón de reuniones familiares, y ahora es un cuadro con valor artístico y de subasta -por el precio-, que le da estética decorativa a una pared. La ‘pintura móvil’ exhibe las bellas que bailan al ritmo de una canción pegajosa. Hay prendas de vestir diminutas, cuerpos sudorosos que se refrescan con líquido embotellado y que consumirlo en exceso produce estados alterados de conciencia. Eso no es problema, todos están advertidos en letra menuda o con una voz que avanza a 100 Km. por hora recomendando: “Prohíbese el expendio de bebidas embriagantes a menores de edad” Ley 124 de 1994”. También: “El exceso de alcohol es perjudicial para la salud' Ley 30 de 1986”. De esta manera se percibe el alto grado de sensibilidad hacia la salud de los que ven TV (televisión).
Los que ven TV (televisión), tienen el control. Tienen la potestad de seleccionar cualquiera de los 101 canales -o más-, que en su mayoría poseen tantas diferencia como los 101 Dálmatas de la película. ¡Ah!, criticar es tan fácil, y mejor aun cuando no se pertenece a la élite de la televisión por cable o de las antenas satelitales. Qué delicia es hacer parte de ese grupo que cuando sopla el viento se le desaparecen los canales de la televisión pública y tienen que recurrir para quitar la lluvia gris de la pantalla, a una subida al techo de la casa que a grito lastimero pero fuerte, ubica cual sensor satelital, el punto exacto de ubicación de la antena de aluminio aferrada a un tubo y una guadua (árbol utilizado en construcción en Colombia), que permanecerá inmóvil hasta el próximo ventarrón.

La TV por cable no se inunda.   Foto Clase 2.0
El discurso televisivo se caracteriza por la fragmentación y la continuidad. Ejemplos de fragmentación serían la división en bloques de los programas. Son interrumpidos para introducir publicidad, un flash informativo, el avance de otro programa (González Requena, 1988 en Mazziotti, 2005, p. 182). Muchos contenidos de la televisión fundan estereotipos, generan prejuicios y emociones frente al mundo exterior -contexto del televidente-. Por ejemplo la publicidad sexista ha estado presente desde los inicios de la TV. Se muestran mujeres ataviadas con un delantal impecable, sumisas, cariñosas, hacendosas, afectuosas, amorosas y todo lo que termine en ‘osa’, en donde prima el objetivo de unir a una familia en torno a la comida que ella prepara con los mejores ingredientes, los anunciados en mitad del programa que esa linda familia se estaba viendo. La mujer es la ‘dura’ para usar electrodomésticos bajo el argumento de hacer su vida más fácil. ¿Acaso los oficios domésticos son exclusivos de mujeres? Aunque podría preguntarse: ¿Cuántos de los que leen en este momento disfrutan de las atenciones de ‘un empleado doméstico?’, y no de ‘una empleada doméstica’? Claro que tampoco se le echa toda la culpa a la televisión, claro que no.
Los seres humanos no actúan de acuerdo a sus propias decisiones individuales, sino bajo influencias culturales e históricas y según los deseos y expectativas de la comunidad en la que viven. Por lo tanto se hace necesario proponer desde todos los rincones del pensamiento y sobre todo desde la academia, posibilidades para optar por una televisión con contenidos que permitan una mirada reflexiva, pero que a la vez no se enmarquen dentro de lo exclusivamente normativo, sino que se extienda a la recreación en el contexto cultural, social, educativo y del diario vivir del televidente.
Hay posibilidad de formar ese espíritu creativo y fantástico en el ser humano a través de la televisión, no solo para los que ven TV, sino para los que hacen TV, siempre y cuando se estudien sus contenidos en función del público, de la audiencia y no a costa de la capacidad de manipulación que ejerce este medio de comunicación.
En últimas, siempre quedarán preguntas que surgen después de ver TV: ¿Qué, o quién es el que decide qué es lo mejor para el televidente? ¿El académico, el Estado, el mismo televidente, el televisor? ¿De quién es esa delicada responsabilidad? ¿Tomo bebida refrescante porque tengo sed, o porque me la ofrece una ‘belleza’? ¿Uso preservativos porque recuerdo la marca, o porque es saludable? ¿Compro carro -auto- porque lo necesito,o porque es imperativo hacer parte del círculo social que ya posee uno? ¿Adquiero todas las tarjetas de crédito que me ofrecen porque creo en la preocupación económica que de mí, tienen los bancos? ¿Si la TV no existiera, habría una forma más tonta de divertirnos? ¿Mi maestra ve TV? ¿Por qué los programas en los que se publica la opinión del televidente, se transmiten a la medianoche cuando ya casi todos están dormidos?