lunes, 16 de enero de 2012

LA SOCIEDAD DE LOS POETAS MUERTOS: análisis desde lo pedagógico

JORGE MARIO BOTERO VÁSQUEZ
ANYHELO ECHEVERRI SÁNCHEZ
MONTGOMERY PIEDRA VALENCIA

Se hace en este trabajo un análisis desde lo pedagógico, que describe el contexto familiar, institucional, y la posición del maestro con respecto a la película LA SOCIEDAD DE LOS POETAS MUERTOS.

CONTEXTO INSTITUCIONAL

La Academia de Welton, es una institución educativa de élite y de alto prestigio, de educación especializada, con trascendencia y renombre en la formación de estudiantes para el ingreso a las mejores universidades del país. Implantaban una educación rígida, en la cual los estudiantes no tienen permiso para pensar por si mismos ni decidir acerca de sus vidas.

CONTEXTO FAMILIAR

Familias patriarcales, con renombre dentro de la sociedad y letrados, los cuales reconocían por tradición el buen nombre de la Academia de Welton a la que llevaban a sus hijos hombres. El padre era quien decidía el futuro académico con fines económicos para el hijo.

CONTEXTO DEL MAESTRO

En la Academia de Welton encontramos docentes de corte conductista, complementados bajo modelos academicistas tradicionales que ponen el saber conceptual por sobre el aprendizaje significativo del alumno. Docentes rígidos impersonales, deshumanizados y en constante estado de amargura.

Pero para el presente de la película, entra un nuevo profesor Keating, exalumno de la institución. Un docente de mediana edad, el cual mantiene joven su espíritu gracias a la poesía, amable, tranquilo y creativamente lúdico para el promedio de su época, enamorado de su profesión. Su forma de pensar, notablemente liberal y alegre. Keating representa una pedagogía contemporánea en la que lo heurístico y constructivista predominaba a la hora de la construcción del aprendizaje y del ser.

Comparación entre los tres contextos y los protagonistas de la historia.

Para la época en la que se desarrolla la película, encontramos un panorama sociocultural y pedagógico totalmente lineal enmarcado en la corriente conductista, en la que la norma debía ser acatada y respetada, sin la oportunidad de omisión alguna.

Los jóvenes eran criados y educados bajo un régimen estricto en el que se les coartaba el pensamiento, la crítica, la reflexión y la creatividad limitándolos a cumplir las órdenes y los mandatos,... continuar leyendo... 

No hay comentarios.: