domingo, 10 de junio de 2012

“EL TIEMPO ES ORO”

(Tomado de una adaptación popular colombiana a la frase de Benjamin Franklin).


 Por: Montgomery Piedra Valencia
laclase2.0@gmail.com
http://www.clase2punto0.com/      Entrega Dos                     
El tiempo sacralizado con espíritu capitalista   Foto Clase2.0
"El tiempo es oro". Si el espíritu del capitalismo nació de esta actitud frente al tiempo, no sé cuál será la actitud de otros modelos económicos en torno al tiempo. ¿Se cumplirán horarios? ¿Pagarán al trabajador por el tiempo laborado? ¿Los mercaderes de divisas utilizarán la red para trabajar mientras los demás duermen? ¿Tendrán relojes? ¿Los relojes costosos indican la hora costosa? ¿Los relojes baratos marcan el tiempo a menor precio? 

Es cierto que el tiempo se ha convertido en una medida económica para aumentar el capital. Un juego de billar lo cobran por horas. El uso de un computador lo cobran por horas. En algunas partes hacen un redondeo de cifras, sí se utiliza el artefacto cinco minutos, cobran 15 minutos. Si utilizo el celular 20 segundos, cobran 60 segundos. En definitiva estas aproximaciones matemáticas capitalistas han sido aceptadas por los usuarios con quejas entre dientes. En estos casos no hay comprensión del tiempo, sino extensión del tiempo.

Ahora me pregunto, si el tiempo no fuera medida capitalista, ¿cómo se vencería una deuda? Delicioso trabajar a cualquier hora. Rumbear el lunes para que no cause más fatiga este día, sería un ideal de libertad. ¿Será que el valor que se le ha dado al tiempo es la mayor causa de estrés? Pero todo va de prisa. Muchos dicen que el tiempo no corre, sino que vuela, y no queremos perder el bus. Entonces porqué es tan difícil en ocasiones trabajar en red, si esta es una buena solución para la construcción con trabajadores flexibles, como los denomina Castells: flexworkers. Trabajadores que gozan de flexibilidad en su tiempo laboral y de ocio. 

¡Gracias a Dios hoy es viernes! 

Se escucha en las emisoras esta frase. Raro que los viernes en Colombia produzcan tanta alegría, si la mayoría trabajamos también al día siguiente -sábado-, como para decir que es el último día laboral de la semana. Ha sido tan efectiva esta frase, que ya al jueves se le dice ‘juernes’. Los capitalistas son bárbaros, se enteraron que el viernes había buen ánimo laboral, y rápidamente al jueves lo llamaron ‘juernes’, con intención de subir el ánimo para aumentar la producción. Y no contentos con esto, el miércoles lo están promocionando como un domingo chiquito.

¿Hay alguien que haya escapado a los horarios? En la economía de la información, no existe diferencia. Ya no solo se tiene un celular, hay que tener uno de cada operador para estar en constante comunicación con todos. Los minutos de ocio son para desarrollar ideas del juego que se debe presentar como tarea para una asignatura en el tiempo académico, y mientras se descansa en la cama con la televisión encendida, se piensa en una estrategia creativa que permita vender más relojes que son la mercancía que facilita la supervivencia familiar. Además, si se trabaja el domingo con el espíritu del viernes, tal vez se prolongue el estado emocional y pueda ser ocioso en compañía de mi esposa.

No hay comentarios.: