sábado, 29 de octubre de 2016

LA BIBLIOTECA PÚBLICA MUNICIPAL VA A LA ESCUELA, Y LOS LIBROS A TODAS PARTES

Por: Montgomery Piedra Valencia

 
         Crear una biblioteca escolar cuesta mucho dinero. Los presupuestos para las instituciones educativas en este sentido, atraviesan por pruebas piloto por parte del Estado. Sin embargo, el Ministerio de Cultura está trabajando para que las bibliotecas públicas municipales de Colombia provean libros a todos los ávidos de sueños, esperanzas y conocimientos: los lectores.
         En este sentido, y con la meta de promover la lectura, en la Institución Educativa El Águila (I.E.E.Á), del municipio que lleva el mismo nombre, El Águila, ubicado en el departamento del Valle del Cauca, se desarrolla el proyecto Leer es mi cuento: las águilas leen, sin contar con una biblioteca escolar que cubra las necesidades de cerca de 900 estudiantes, que en un alto porcentaje son niñas y niños campesinos que se desplazan a las sedes escolares, desde la zona rural.
         No obstante, después de hacer un recorrido por la biblioteca pública municipal (B.P.M) Francisco Velásquez López, se creó una alianza entre las dos entidades (I.E.E.Á y la B.P.M), que después de diez meses ha permitido que los estudiantes de la institución tengan acceso a los libros, y de esta manera alcancen y superen las metas propuestas en el tema de lectura y escritura conforme a los estándares básicos de competencias propuestos por el MEN.
         El proyecto comienza por motivar a los estudiantes a leer cuentos acordes a la edad de ellos, en aras de adquirir competencias en comunicación lingüística en lectura en voz alta, como la articulación, la fluidez, el ritmo, la expresividad y el volumen. Así mismo, se realiza un trabajo sobre competencias en lectura comprensiva, ortografía, vocabulario y creación literaria.
         Así las cosas, la biblioteca municipal presta los libros durante 20 días, y además permite llevarlos para las casas. Bajo estas magníficas condiciones, durante el año escolar, desde la asignatura de Lenguaje se motiva a los discentes de secundaria para que se lean un libro en este lapso de tiempo y después presenten un informe de lectura de cada texto leído. De esta manera, obtienen la máxima calificación que en el caso de la I.E.E.Á., es diez, calificación que se suma a las demás durante cada periodo y, por ende, sube el promedio de la evaluación final, situación motivadora para los estudiantes. De la misma manera, la biblioteca les facilita a las sedes de primaria, la “Maleta viajera”, cuyo contenido es de una gran variedad de libros.
         Cabe anotar que, algunos estudiantes han superado las expectativas y durante el año escolar han leído más de 30 libros, entre los de papel y digitales. Al preguntarles el porqué del gusto por la lectura, algunos responden “me siento muy bien cuando una historia me atrapa, y no soy capaz de dejar el libro hasta que no lo termino de leer”. Y fue así como nació el club de lectura de la I.E. El Águila, La Odisea del Lector, liderado por buenos lectores del grado décimo.

         En consecuencia, la alianza de las instituciones educativas con las bibliotecas públicas municipales son un gran apoyo para la educación nacional. El programa Leer es mi cuento: las águilas leen, ha trascendido las aulas y ha llegado a los hogares, al campo y al parque. Ahora es frecuente ver a miembros de la comunidad educativa leyendo en cualquier lugar del municipio. Por lo tanto, es necesario que los libros sigan llegando a las bibliotecas, porque sí es posible “atrapar” a niños, jóvenes y adultos con la lectura. Porque sí es posible superar el analfabetismo, porque sí es posible aprender a tildar las palabras, porque sí es posible mejorar el vocabulario, porque sí es posible volar por los imaginarios de la literatura, y aterrizar en el mundo real de las letras y las palabras, y porque sí es posible hacer de Colombia un país lector.

No hay comentarios.: