viernes, 25 de febrero de 2011

Lo bautizo con el nombre de…




Es el último año de gobierno del doctor Guillermo León Valencia Muñoz, llamado “el presidente de la paz”. El sargento de Infantería Jorge Eliécer Piedra es trasladado al batallón de Pasto por razones militares, lleva con él a su hermosa esposa Leonor Valencia.

Después de varios años de casados y con tan solo unos meses de vivir en la ciudad de Pasto, Leonor con una criatura en su vientre se va de esa ciudad por solicitud de su esposo por la sencilla razón de que el futuro papá, no quiere que a su bebé le digan "pastuso". Leonor llega a la capital del Cauca y el 30 de marzo en el Hospital San José de la ciudad de Popayán, siendo las 6:00 de la mañana, da a luz a su hijo, el "payanés".

Ese mismo día y al norte del continente, nace Joey Castillo en Gardena, California. Joey es Baterista de Queens of the Stone Age. Y en América del sur se vivía la pasión de la 7ª Copa Libertadores con la participación de 17 clubes. Ese 30 de marzo en Santiago de Chile, Peñarol es derrotado por los chilenos uno a cero.

No fueron muchos los hechos importantes que se registraron ese día de acuerdo a las investigaciones realizadas a través de Google, pero de verdad que ser el primer hijo, primer nieto y primer sobrino de una familia, sí que es un verdadero acontecimiento.

Por razones del trabajo de Jorge y por las creencias religiosas de la familia, bautizan el niño con menos de ocho días de nacido. Asisten al evento abuelos, tíos y padrinos. Todos quieren ponerle un nombre al bebé. El sacerdote católico sabiamente les sugiere a los presentes que escriban el nombre que cada uno desea para el niño en un papel, y los metan en el sombrero que está estrenando el nuevo padre de familia (ese día no tiene uniforme militar). El nombre que él seleccione de ese sombrero, será el nombre que llevará el niño.

El sacerdote dice: -...lo bautizo con el nombre de…, mete la mano al sombrero, coge un papelito, el papel está pegado. El presbítero con fuerza logra arrancarlo y exclama: -lo bautizo con el nombre de: Montgomery. Todos se miran y piensan ¿quién ha escogido ese nombre? -¡Por Dios!, era la marca del sombrero. Ya no había vuelta atrás, era la voz de un representante de Dios en la tierra, que diligentemente había arrancado la marca del sombrero de mi papá.

3 comentarios:

mosquera dijo...

Con esta historia me hiciste reir cantidades.. eres un excelente escritor...

Clase 2.0 dijo...

La idea es tratar de reir siempre. Muchas gracias por el comentario.

Yeidy dijo...

Jajajajajajajajajajajajajajaja no lo supero jajajajjaja!!!